Origen de las sillas de montar en México


Publicado el 13/08/2019
    1

1El origen de las sillas de montar o monturas en México y esto se puede ser extensivo a toda América, esta obviamente relacionada a las monturas traídas por los españoles, que fueron en un principio monturas usadas para la guerra, la estradiota y la Gineta. Este pequeño articulo se centra en un tipo de caballería que para ellos les fue muy eficaz en la lucha en contra de los Moros, a esta caballería se le conocía como Gineta. La gineta era una caballería liviana, gestada posiblemente desde el siglo XIV, siendo su ocaso en el siglo XVII, dejando de ser importante por la expulsión de los Moros; ya que este tipo de caballería requería demasiado trabajo de entrenamiento.

Montar a la gineta  requirió de diferente tipo de doma usando las riendas, piernas, talones y voz, diferente freno al usado por otras caballerías, así como un tipo de silla con estribos más cortos, y armas como adargas y lanzas, los soldados estaban desprovistos  de armadura en la parte baja del cuerpo y los caballos no tenían protección alguna. Algo muy importante en este tipo de caballería era que estaba sacándoles provecho a los caballos que tenían a mano y estos eran  caballos ibéricos cruzados con caballos berberiscos  traídos por los mismos moros, caballos   rápidos, agiles,  tenían gran movilidad, y algo muy importante,  con gran ventaja era la inteligencia de estos caballos. Siendo domados a los dos años y montados a los tres años. Este tipo de caballería necesitaba una gran preparación por parte del soldado y del caballo,  usaban movimientos  al estilo de la doma vaquera española actual y al rejoneo, lo cual dificultaba atinar a darles un golpe y si los caballeros  a los que enfrentaban usaban caballos grandes y con pesadas armaduras aun mas difícil acertarles un golpe.

En la caballería gineta usaban dos tipos de montura, ambas iguales, solo diferían en su tamaño, uno la silla entera, usada para los caballos gordos o más bien usada en tiempos de paz, y la media silla usada en tiempos de guerra. La silla estaba hecha de un fuste de madera forrada de cuero crudo, con el arzón delantero  (lugar de la cabeza de silla en las monturas charras) más alto que el arzón trasero con un poco de caída hacia atrás ( lugar de la teja) . La razón para tener más alto el arzón delantero era para su uso en tiempos de guerra en una parada estrepitosa o encuentro muy fuerte con otros caballos en plena lucha  el jinete no cayera en las crines del caballo, igualmente  cuando lanzaban una caña o lanza y para lanzarla se ponían de pie en los estribos  y el arzón delantero debía ser mas alto dos dedos arriba de la entrepierna con el jinete parado en sus estribos  La montura estaba hecha en proporción al jinete, para darle mayor seguridad al usar las armas en un enfrentamiento. Hay que señalar que este tipo de silla presenta muchas similitudes a la silla árabe actual.

Un remanente de esta silla es el fuste en las sillas Mexicanas, con una construcción en madera y siendo actualmente forrada con cuero crudo,  que ha ido evolucionando hasta llegar a las forma actuales; cambiando el arzón delantero por la cabeza de silla al frente y bajando mucho mas su posición, igual el arzón trasero baja aquí llamándosele teja. Otro remanente de la silla a la gineta es la forma de cinchar al caballo con cincho ya sea de cáñamo o crin de caballo con látigo de vaqueta blanda, resistente y  un poco elástica. Al parecer el cinchado variaba en la silla gineta de hasta el frente como se usa actualmente en las sillas charras y texanas hasta  inmediatamente atrás de los estribos, (libro “Discurso “ de  Ivan o Juan Arias Dávila), el cual menciona que algunos ponen el cincho atrás de los estribos, pero no ve motivo por el cual lo hagan, mencionando que debe ir frente al estribo o en su defecto usar dos cinchos para ir mas seguro. Además menciona que siempre debe de cincharse por el lado izquierdo, porque de ahí se monta y se desmonta, siendo práctico revisar si esta bien apretada o floja la silla, costumbre actualmente en uso y derivada de traer la espada al lado izquierdo de la cintura y empuñarla con la mano derecha.

Es difícil encontrar una pintura de ese tiempo ( siglo XVI o XVII) representando o poniendo una detallada atención de lo que era una silla a la Gineta, en los libros consultados  “Discurso,  Para eftar a la gineta con gracia y hermofura” Ivan Aria Dauila (Juan Aria Davila)  y “Chronica De Las Tres Ordenes y Cavallerias De Sanctiago Calatrava Y Alcantara de Francisco Rades y  Andrada,  no hay un dibujo, aunque con la descripción de éstas debe de bastar para darse una idea de lo que fue una de las madres de las sillas de montar Mexicanas y Americanas, desde la región norte de lo que fue La Nueva España  hasta La Argentina.

NOTA: Los títulos de los libros son tales como fueron publicados en el siglo XVI y XVII, asi como la palabra Gineta que era como originalmente se escribía en aquellos tiempos. La pintura expuesta puede dar una idea de lo que fue la silla Gineta, aunque la silla parece  un poco mas a la usada a la cabalgadura estilo Brida  con las piernas casi totalmente estiradas.




©2019 Radio Clásica Digital
:: Provisto por: Tucuman Radio