Etapa del siglo XIX: el arte mexicano tuvo una gran influencia con el arte neoclásico


Publicado el 15/04/2019
    1

1Etapa del siglo XIX: el arte mexicano tuvo una gran influencia con el arte neoclásico, por ello muchas de las obras que podemos observar de arte mexicano se ve distintas y diversas características del neoclasicismo. Aunque pasado algunos años volvieron a surgir los temas de los antiguos indígenas que fueron representándose con las influencias neoclasitas. Existieron dos razones por las cual se desarrolló la modificación de los temas: la primera de ellas es que la población mexicana inició una desacreditación a la cultura colonial, la segunda razón fue un movimiento artístico que se originó en 1830 y que afecto no solo a México sino a todo el mundo.En la primera mitad del siglo XIX, el estilo romántico de las pinturas fue introducida en México y en América Latina por los viajeros extranjeros que se sentían interesados por el nuevo país independiente.

Durante esta época algunos artistas siguieron a los pintores románticos europeos, en su deseo de documentar las diversas culturas de México, siguiendo el  estilo del Costumbrismo derivado de la palabra “costumbre”. El estilo de estos pintores no solo era renacentista, también utilizaban otros más. A mediados y finales del siglo XIX, las Academias de América Latina comenzaron a convertirse del fuerte neoclasicismo a la Academia realista, con representaciones más realistas, con especial énfasis en los detalles. Los temas más plasmados eran retratos de clases altas, escenas bibásicas y batallas, especialmente las de la época de la independencia.

El arte del siglo XIX, empezó a decaer la independencia, sobre todo a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, que fue un periodo conocido como el Porfiriato, y durante este tiempo, la pintura, la escultura y las artes decorativas se limitaron la mayoría a imitaciones del estilo europeo, en especial en los temas religiosos.

Etapa del siglo XX:  la revolución mexicana  de 1910 a 1920 tuvo dramáticos cambios en el arte mexicano, creandose una producción de arte en relación con la propaganda política, conocida como el Movimiento Muralista Mexicano, que redefinió el arte mexicano, siendo José Vasconcelos  el iniciador del movimiento Muralista en México. El primer protagonista en la producción de murales modernos en México fue Gerard Murillo, luego le siguieron Diego Rivera, David Alfareo Siqueiros, José Clemente Orozco y Fernando Leal,  artistas formados con las técnicas clásicas europeas y muchas de sus primera pinturas son imitaciones de las pinturas de moda de Europa. El movimiento Muralista  alcanzó su apogeo en las década de 1930.

El primer movimiento importante después del muralista fue el de la Genaración de la Ruptura, que comenzó en los años 1950 y 1960, con pintores como José Luis Cuevas, Gilberto Aceves Navarro y Rafele Coronel, que rechazaron el realismo social y el nacionalismo e incorporaron el surrealismo, las paradojas visuales, y elementos y estilos de la pintura del viejo mundo. A partir de los años 1960 y 1980, el arte neo-expresionista fue representado en México por Manuel Felguérez, Teresa Cito, Alejandro Pinatado y Jan Hendrix, realizando  obras abstractas, con trabajos no figurativos, llenas de color y contraste. 

A mediados de la década de 1980, el siguiente movimiento importante en México fue el Neomexicanismo, una versión un poco surrealista, un tanto kitsch y postmoderna del realismo social que se centró en la cultura popular en vez de la historia. El arte mexicano  de la década de 1990 hasta la actualidad se clasifica como Postmoderna, con artistas importantes como Betsabeé Romero, Mónica Castillo, Francisco Larios, Martha Chapa y Diego Toledo. El arte mexicano alcanzó de nuevo su apogeo en la década de 1990, gracias a los bienales, ferias de arte y exposiciones internacionales fuera de México.




©2019 Radio Clásica Digital
:: Provisto por: Tucuman Radio